Desde Chinandega hasta Costa Rica

Narra Nacho Pastrán (Mora Limpia): Hola amigos, aquí de nuevo Nacho Pastrán para contarlej lo que le pasó a Chente y Casimiro un día que se vino dejde Chinandega pa’ Cojta Rica. Chente y su mujer vivillan en Chinandega. Allí vivillan de lo poquito que sembraban, apenaj pa’ comer. Teniyan unaj gallinaj que por suerte eran ponedoraj laj condenadaj. También teniyan un chancho al que estaban engordando con la esperanza de matarlo y sacarle algo de rialej para poder comprarle una ropita a loj cipotej que ya andaban enseñando todaj laj nalgaj.

Chente ejtaba agüevado, no encontraba trabajo en ninguna parte. Ya habiya ido a laj bananeraj y nada, en el ingenio de Chichigalpa le cantaron cero y lo pior, lo pior ej que cada diya que pasaba senjaranaba maj en la pulperiya. Ya naiden le queriya fiar y suj chigüines andaban dejcalzoj, estaban flacoj y panzones de tanta lombricej. La Camila su mujer le desilla …

(Fondo de perros y gallinas)
Camila : Chenteee, por qué no probas irte para Costa Rica? Dicen que allá las cosas son diferentes. Dicen que allá es fácil encontrar trabajo de lo que sea.(suplicante) Probá niiiño, probá.

Chente : Ej que yo no sé Camiiiila, unoj dicen que les ha ido bien, otroj dicen que maj. Otros, que más bien se loj ha llevado la trampa, quian pasado hambrej y muchaj penuriaj y quian tenido que suplicar y pidir prestado para poder regresarse a Nicaragua. No sé, No sé quiacer Camila.

Camila : No seas pesimista Chenteeé. Gonzalo, el hijo la Zelmira, se fue hace seis meses, y dice la Zelmira que rapidiiito rapidiiito encontró trabajo. Ya van cinco meses seguido que le manda riales y allí donde la ves, la Zelmira no ha vuelto a fiar en la venta donde Pánfilo, hasta televisión tienen yá. Hacé la fuercecita Chééente.

Chente : Y con que me voy si no tenemos ni pa comer? Irse a pata debe ser bien laaargo, laaaargo, no creyej voj?

Camila : Yo estoy dispuesta a vender ese chancho, con tal que te vayas. Aquí las arreglamos con los huevitos que ponen las gallinas. Para mientras vos encontras trabajo allá. Fijate que Casimiro también se quiere ir pero no se ha ido porque no quiere irse solo. Por que no hablas con el para que hagan el viaje juntos? Por el chancho me dan tres mil pesos, yo te los doy para que te vayas.

Chente : Ora si que ya me pusijte a pensar Camilá, nuej mala ideya sabés irme con Casimiro, ese loco no me cae mal y así los vamos acompañadoj los doj, nuez mala ideya, nuez mala ideya…

Narra Nacho Pastrán (Mora Limpia): Y nuej cuestión amigoj, Chente sianimó, se fue a buscar a su vecino Casimiro y se fueron a la cantina del pueblo a hecharse unoj tragos para hablar diaquel asunto, ejcuchemoj ese diálogo, ejcuchemoj…

(Bullicio de cantina y fondo de Pobre la María ruido de vasos de vidrio)

Casimiro: (Medio borracho) sabés que esj lo único que no me gusta de este viaje Chenté?

Chente : (También medio borracho) Que cosa Casimiro? Que coooosa?

Casimiro: Y si estando allá mi mujer me traiciona?

( Música de golpe y tomadores de fondo)

Chente: ( Traga gordo) Como dijiste Casi?, no jodaj, hajta que hicijte que se me atravezara el trago en el
gajnate, vieraj que yo nuavilla pensado en eso. Como soj voj de mal pensado rejodido. Quien va querer robarte a la Ejtebana. Esa mujer tudu mundo la rejpeta, ella ej guena gente y ademáj, nuejtraj mujeres lo que quieren ej que consigamos un poquitue riales para la comida de loj cipotej.

No Sias baboso, voj crej que laj mujeres son como nosotrosj que solo andamos pensando en eso, nooo hoooombre. (Dirigiendose al cantinero) Jeeey , voj Arnulfo, fiame el otro trago que ya pronto volvemos con riales de Cojta Rica.

Narra Nacho Pastrán (Mora Limpia): Y ej quel campesino nicaragüense ej sencillo amogoj, así de fácil se hicieron loj planes y en cuestión de minutoj, loj doj amigoj Chente con sus tres mil pesos y Casimiro, ya estaban lijtoj con sus maletaj. Cada uno llevaba una bolsita hecha de sacos macén amarrada con un mecatito de cabulla.

Solo llevavan lo máj indispensable; una mudada, ropa interior, una bolsa de pinol pa cadauno y rojquillaj, muchaj rojquillaj pal camino, guevoj chimboj, churroj y un atado de dulce de rapadura pa’endulzar el pinol. Al díya siguiente, muy de madrugada loj doj se despidieron de susj mujeres con lágrimaj en loj ojo, sin despertar a los cipotej loj besaron, lej sobaron el pelo, no sin antej recomendarlej a suj mujeres que se loj cuidaran bien y que se cuidaran bien ellaj.

Salierón muy tempranito, a laj cuatro de la mañana ya estaban montados en el primer buj de la ruta Chinandega-Managua y en Managua se fueron al Roberto Güenbej y se montaron en el buj que va para Rivaj. Nicaragua Hoy cuenta con buen servicio de transporte. Cuando llegaron a Rivaj ya era de tarde y como no sbiyan que hacer le preguntarón a la gente de Rivas y allí lej aconsejarón que como no teniyan pasaportej ni nada, lo mejor era que se jueran para Cárdenaj y que diayí se la jugaran caminando de noche para que no loj vieran loj guardiaj de Cojta Rica.

(Ruidos de la noche, grillos, sapos, buhos)

Chente : Y agora Casimiro, que decij voj?

Casimiro: Y yo que voy a decir, lo único que nos dijeron es que Costa Rica quedaba caminando
Para allá. Ya estamos muy cansados pero no podemos detenerlos, tenemos que aprovechar la noche.
Acordate lo que nos dijeron, si nos agarra la rural nos mandan de regreso.

Chente: Ni quiera laraña brother, solo que ya tenguambre. Paremoloj un ratito pa’ batir un
poquitue pinol, siajta que me siento mariado del hambre.

Casimiro: Yo lo que tengo es sed, voy a tomarme un poquito de agua de esta cantimplora. No es
chiche caminar tanto, ya me duelen las patas, y es que estos zapatos me quedan socados.

Chente: Quitateloj un ratito, ya debej de tener laj pataj inflamadaj, quitatelaj un ratito. Dejcansemoj una hora y dejcuej seguimos sin parar hajta quiamanejca, sentátiombre, sentáte.

Casimiro : Y de qué vamos a trabajar Chentéee?

Chente: Y yo que sé jodido, voj si que sos fresco, de lo que seya, de- lo- que –se-ya. Dicen quiaquí pagan
bien por loj cortej de café.

Narra Nacho Pastrán (Mora Limpia): Esa noche, Chente y Casimiro caminaron toda la noche, elloj no sabiyan ni por donde andaban, solo caminaban en la dirección que lej direron sin saber si se acercaban o se alejaban. Iban confiándoj a la misericordia de Diój todo poderoso. Elloj sabiyan quel de arriba no loj iba a abandonar y que a como juera, de alguna forma iban a llegar a algún lado donde loj campesinoj del otro lado loj podriyan ayudar.

(Caminando en hojas secas) Esa noche era neeegra, neeegra. Nuaviya ni luna ni ejtrellaj y era difícil verse hajta la palma de la mano.Casimiro le teniya miedo a laj culebraj y levantaba laj pataj bien alto en cada paso. La verdá amigoj ej quialque le toca le toca.

Tuvieron que pasar rilloj, oir el aullido de loj coyotej y todoj esoj ruidoj raroj que sioyen en la montaña de noche. En algunoj lugares solo viyan laj chijpaj rojaj de loj ojoj dialgún animal. Daba miedo pero habiya que seguir, habiya que seguir porque era la unica forma de avanzar sin ser detectadoj por la guardia rural de Costa Rica. Ya habiyan pasado casi toda la noche cuando Chente interrumpió el silencio para decirle a Casimiro :

Chente : Quiora creyej voj que seyan? Yo siento como sie caminado maj de lo que dura una noche, ejtoy bañado en sudor y creyo quejtoy zafornado. Y si en vej de caminar para Cojta Rica loj engañaron y entuaviya estamos en Nicaragua Casimiro?

Casimiro: No creo Chentée, nosotros los campesinos somos buena gente. Yo no creo que nos hayan engañado. Lo que si yo creo es que ya está amaneciendo, yo como que veo medio claro por allá. Caminemos Chente, caminemos.

Narra Nacho Pastrán (Mora Limpia): Y así caminaron como una hora maj y entonces el cielo empezó a ponerse diun anaranjado clarito clarito, loj primeroj destellos de luj se reflejaban en el cielo y Chente que era bien observador recojió del suelo una botella plajtica de una gaseosa de Cojta Rica y le dijo a Casimiro…

Chente: Yajtamoj en Cojta rica Loco. Ejta botella ej igualita a una que llevó la Casilda, aquella chavala de la
Julia quejtuvo viviendo aquí, tiacordáj?

Casimiro: Es cierto, si es cierto, pero en que parte de Costa Rica estamos, ya es de mañana y por suerte no
hemos encontrado ningún policía. Mirá Chenté, mirá, allá hay una casita, vamos a preguntar, talvez allí nos
digan donde estamos.

Chente : Uhuuuu, Guéeeenaj, Guenoj diya le dé Diój. Dijculpe señora, ujté loj podriya dijir por favor dónde
ejtámos, ej quejtamoj perdidoj.

Señora : Ujtede son nicajs verdád ¿(música de golpe) (animales de granja)

Casimiro: (asustado) Ejtéé, puej sí. Y ajté como lo supo?

Señora: Hay hijo, por aquí pasan nicas todos los días, más bien, es un milagro que vengan solos, casi
siempre son grupos los que pasan. Nosotros siempre ayudamos a los nicas, si somos como hermanos. Aquí
es el campo, no hay egoísmo.

Les voy a decir una cosa, mas bien tuvieron suerte de que no los agarró la guardia rural. Yo creo
que ni cuenta se dieron de que ustedes pasaron. De seguro que estaban durmiendo.

Casimiro: Yo creo que ha de haber sido aquel lugar donde ladraban los perros, eran un montón de perros,
pero yo creí que era una hacienda.

Señora: No hijo, ese era el puesto de la guardia, yo creo que les dio pereza levantarse. A veces se hacen los
sordos para descansar. Tuvieron suerte mijo, tuvieron suerte.

Chente : Señora, y agora que loj recomienda quiagamoj, paronde loj vamoj?

Señora : Si ustedes se van por ese camino van a salir a un lugar que le dicen las vueltas, pero lo más
seguro es que se encuentren con la rural y los agarren. Y cuéntenme, para donde es que van ustedes?

Casimiro: A san José doñita.

Señora: Pero porqué todos van para San José, si en San José cuesta más encontrar trabajo, el trabajo está aquí en el campo. Aquí se necesitan trabajadores para la siembra, aunque no deja de ser peligroso porque si vienen los inspectores de migración y los encuentran sin papeles se los llevan.

Vean, si quieren llegar hasta San José yo les recomiendo que sigan caminando por montaña hasta que puedan salir a un lugar seguro donde ya no se meten a registrar en los buses. Porqué no se quedan por hoy aquí para que descansen, los veo cansados. Así se dan una bañadita, comen, descansan y después siguen su camino.

Casimiro: Ah está bien doñita, está bien. Y después que descansemos usted nos dice en qué le podemos
ayudar para pagarle el bocado.

Señora: No se preocupen hijos, no se preocupen, aquí lo que hay que hacer ya está hecho. Esperenme un
tirito, voy a freírles unos frijolitos y a poner un café para que coman. Mientras tanto vayan a la posa a
enjuagarse y me traen esa ropa para lavárselas, la andan toda sudada y puro barro.

Narra Nacho Pastrán (Mora Limpia): Esejel campesino amigoj, aquí yen todaj ´partej del mundo. Gente sencilla, gente de buen corazón, humilde y ayudadora del que ejta en ncesidad. Y de suerte pa loj muchachoj, queriyan a loj nicaj. Pa’ no cansarlej el cuento, dejpuej de bañarse, comer y dormir, al filo de la tarde Chente y Casimiro emprendieron la caminata por montaña siguendo los consejos de la señora, y así dejpuej de comer y dejcansar, siguieron doj diyaj máj caminando por dentro hajta llegar a un lugar de la carretera en donde se subieron a un buj que loj llevó a San José. Ya eran como las 6 de la tarde cuando llegaron a la capital y entonces ejcuchemoj lo que pasó…

(ruido de carros, buses, pitos)

Chente: (Asustado) Madre miya del alma. Dioj miyitomilondo quej ejto? Viera mi madre
onde ejtá suijito querido.

Casimiro: (Sorprendido) Ave María Purísima, y ahora que hacemos? Qué montón de carros.

Chente : Agarremoj un tausi que loj lleve algún lugar

Casimiro: Pero para ir adonde? Si nosotros no conocemos nada aquí. Yo lo único que he oído mencionar es que todo mundo que viene a Costa Rica a un tal parque La merced.

Chente : (Decidido) Bueno puej, Ondeseya jodido, ondeseya, preguntando se llega a Roma.

(Ruido de carro que se detiene)

Chente : Amigó, por cuanto loj lleva al parque la mercé?, vamos los doj

Taxista : (Pensando para sus adentros) Estos indios son del otro lado. Que hago? Les doy por la madre o les hago la caridad? Mejor voy a hacer mi buena obra del día. (Dirigiéndose a Chente) Súbanse, yo los llevo con mucho gusto, suban por favor.

Casimiro: ( A Chente)) ¡ No, no , noooo! Que te diga primero por cuanto, después nos revientan el ayote y no andamos riales.

Taxista : (Riéndose) No paisita, aquí en Costa Rica las cosas son diferentes, aquí no se pregunta por cuánto me lleva. Vea (Señalando la maría), ve ese aparatito que parece un reloj despertador? Se llama María, y desde que usted se sube empieza a marcar hasta que usted se baja, así sé cuánto es que tengo que cobrar. Ah. Otra cosa, aquí no se cobra por persona sino por viaje. Ya sea una dos o cuatro personas, el viaje cuesta lo mismo. (A ellos), suban por favor, suban yo los llevo.

(Taxi arranca)

Taxista : Entonces paisitas, acaban de llegar de pinolandia?.

Chente: Pues fíjese que si, acabamos de llegar y estamos bien cansadoj. Yo nunca mimajiné quejte viaje
juera tan cansado.

Casimiro: Yo tampoco, la proxima vez mejor saco mi pasaport…(Es callado abruptamente de un codazo por
Chente)

Chente: Yejtá largo la mercé amigó?

Taxista: Para nada, ya casi llegamos. Ve ese montón de gente ahí, ese es el parque.

(Carro se detiene)

Chente : Cuánto le debemos?

Taxista : Trescientos cincuenta

Chente : Y cuanto es eso en Córdobaj?

Taxista : En Córdobas no sé, pero si andan dólares es 1 dólar.

Chente: Ah ta gueno, en Rivaj me dieron unoj dolaritoj por los cordobaj que traiba. Aquí tiene amigó, y graciaj,
muchaj graciaj.

(taxi se aleja)

Casimiro: (Alegre sorprendido) No jodas lóoooco, mirá, si toda esta gente son de allá.
Chente: Ciecieeeeeerto loco.

(Bullicio de nicas)

(Continúa Chente) Yay amigó, ujtedej son nicaj ardá?

Memo : Pueeeej… si, aquí todos los que estamos somos nicas. Andan buscando a alguien?

Chente: Ojalaaa tuviéramos a quien buscar. Loj vinimos soloj, pa ver que se puede hacer aquí en Cojta Rica.
Voj de casualidad no sabej onde podemos encontrar trabajo? Y… onde podemos encontrar un cuartito para
miamigo y pa’mi?


Memo: Lo del cuarto para ustedes está fácil. Aquí nomasito hay una señora tica que alquila unos cuartitos.
Son cuartos bonitos. Hay se acomodan mientras consiguen algo mejor. Lo del trabajo depende. Aquí en San
José solo en la construcción, a veces, y hay que estarse moviendo de un lado para otro cada que se acaba la
obra. Y ustedes que saben hacer?

Casimiro: Nosotros somos carpinteros. Yo allá hacía asientos y planchadores y todo lo que sea de madrea
para vender. Pero ahora ya no se vende nada, la gente ya no tiene riales paracomprar.

Chente: (Dirigiendose a Memo) Ajte no sabe onde necesitan carpinteroj?

Memo: De necesitar, como se dice necesitar no creo. La cosa es buscar y tener paciencia. Vean, yo me vine
así como ustedes, solito y sin saber ni siquiera que iba a pasar. Pero Dios es grande y me puso en mi camino
a un amigo nica que me ayudó. Yo creo que lo primero es que nos vayamos donde doña Julia, la dueña de los
cuartos, allí vivo yo, ya después podemos ver como se colocan. En esa misma cuartería viven otros nicas que
trabajan en la construcción y elloslos pueden orientar, vámonos.

Narra Nacho Pastrán (Mora Limpia): Aquél nica, compatriota, paisita, o pinolero, como lo quieran llamar, se llevó a los recién llegados rumbo a la cuartería que quedaba a solo dos cuadras del Parque de la Merced. Casimiro y Chente lo siguieron apuradamente con sus bolsitas hechas de sacos macén al hombro. Ya en la cuartería los recibió Doña Julia, la dueña de la cuartería.

Doña Julia era una mujer de carácter fuerte, un poco ruda para tratar a las personas. Cuando La Julia vio a los recién llegados los analizó de pié a cabeza, observó con cuidado el equipaje que llevaban y luego de su rigurosa inspección se dirigió a Memo y le preguntó…

Ña’ Julia: Y ahora con qué me venís Memo? Otros amiguitos tuyos? (Sentencia) Ya sabes cuales son las
reglas de aquí, que no se te olviden, oíste?

Memo: No se preocupe doña Julia, estos carajos son trabajadores, solo quieren que les alquile un cuartito.

Ña’ Julia: Ahí está el que dejó la malagradecida de tu cuñada, eso me saco yo por andar de babosa. (Pone condición) Si me pagan tres meses por adelantado el cuarto es de ustedes.

Chente : Y cuánto son tres meses de alquiler?

Ña’ Julia: Son setenta y cinco mil colones, veinticinco mil por mes, y esto que cobrándoles barato porque bien me dan los 30 o 35 por mes.

Chente : ( Dirigiendose a Casimiro) Ya la regamoj brother, eso ej desautamente lo que andamos. Pero si se loj pagamos con que vamos a comer?

Casimiro: (A Chente) Y nos hará una rebajita? Preguntale, al rato y se le hablanda el corazón a esta vieja cara de cayte.

Chente: Yo no se voj, pero esta vieja tiene careperro, ni en Nicaragua vi una vieja tan malcriada. Bueno, con
probar nada se pierde. (Se dirije a Doña Julia), ejté, y asi por en caso, ajté no nos pudiera hacer una rebajita?,
que no ve que si le pagamos los tres meses nos quedamos sin un cinco para comer.


Ña’ Julia: Mirá mi hijito, ya eso es problema de ustedes, esto no es una beneficencia, si les parece bueno si no vayan desocupándome el lugar que fila hace aquí la gente para alquilar.

Memo: No me hagan quedar mal, vean que yo los traje, aquí en Costa Rica no se consigue casa en ningún lado. Si está barato, y si no lo agarran se quedan durmiendo en la calle y ahí si los agarra migración.

Casimiro: Bueno Chente, vos mandás, vos sos el de la plata. Por mí yo dormiría debajo de un puente.

Narra Nacho Pastrán (Mora Limpia): Chente y Casimiro se quedaron pensativos, y al ver que ya se iba haciendo tarde, y oir tantas bolas de cómo migración se llevaba a los indocumentados que andaban en las calles, no les quedó otro remedio que soltar con el dolor de su alma uno por uno aquellos 75.000 que eran producto de la venta del chancho que la Camila, la mujer de chente había vendido para darselos para el viaje.

Chente: Ah ta güeno, que le vamos hacer.

Casimiro: ¡Hooombre! ¡Hoombre! ¡ Hombre!, que nos queda, ni modo. Desengüaraquemos nuestros chunches y acomodémonos, ya mañana será otro día Chentéeee.

Narra Nacho Pastrán (Mora Limpia): Aquellos dos empezaron a desamarrar sus bolsitas de macén para sacar sus trapitos viejos, lo poco que traían, y se acostaron a dormir bien cansados pero llenos de ilusiones. Pero lo que es la mala suerte amigos, no habían pasado ni dos horas cuando alguien les toco a la puerta, Chente se lavanto y dijo muerto de sueño:

(toque de puerta fuerte)Chente: (bostezando) quien jodido será a estas horas?, si aquí nadie nos conoce. Jodido, como si uno no estuviera cansado y muerto de sueño.

Casimiro: Cuidado Chente, no vaya ser que nos denunciaron y son los de migración, solo eso nos faltaba, ave María purísima, no quiero amanecer en la cárcel.

(Puerta que se abre) Chente: En que le podemos servir caballero?

Hombre: Y ustedes quienes son, que hacen en mi pensión?

Chente: Ajté es el marido de Ña’ Julia?

Hombre: Que Ña’ Julia ni que nada, yo soy Mauricio Chaverri, el dueño de esta pensión, y que yo sepa este cuarto no se lo he alquilado a nadie. De qué Ña’ Julia me hablan, yo no conozco a nadie que se llame así.

Narra Nacho Pastrán (Mora Limpia): Al oir aquello, Casimiro se levantó como una bala, Chente hasta que se puso blanco del susto y no es para menos, los habían estafado. El tal Memo y la que se hizo pasar por por dueña de la pensión no eran más que un par de estafadores que se dedicaban a eso, a estafar a nicas recien llegados.

Ellos ya conocían las pensiones de nicas y sabían cuando los dueños no estaban para hacer de las suyas. Chente y Casimiro toparon con suerte porque el verdadero dueño de la pensión les tuvo lastima, los dejó dormir esa noche y hasta les regaló para que se regresaran por donde vinieron.

Esto le sucede a muchos nicaragüenses recién llegados, así que cuídense y díganle a sus familiares y amistades que no hay que confiarse de nadie, y sobre todo, que es mejor venirse legal.

Si Chente y Casimiro hubieran ocupado la plata de la venta del chancho para sacar sus pasaportes, estoy seguro que no hubieran pasado tantas calamidades. Bueno amigos, hasta el próximo domingo en otro cuento de mi tierra pinolera, esos es todo amigos, eso es todo.


Síganos en Facebook

Comentarios

Si no eres miembro de Facebook, entonces comenta aquí
Escriba su comentario


Para mayor información escríbanos : Comentarios
Regreso a la página principal