Información General sobre Nicaragua

Ramón Montoya

Ramón Francisco Montoya Acevedo fue un soldado nicaragüense que murió a los 14 años de edad, cuando salió de su trinchera alentando a sus compañeros de armas a integrarse a la carga final contra el enemigo en la Batalla de Namasigüe ocurrida entre el 17 y el 23 de marzo de 1907. Es honrado como Héroe Nacional de Nicaragua.

Nacido en 1893, fueron sus padres Francisco Montoya y Francisca Acevedo, originarios del departamento de León, quienes se trasladaron a Managua, junto con el pequeño Ramón y se establecieron en el antiguo barrio "El Nisperal", donde después se construyó La Escuela de Artes, desaparecida en el terremoto de 1972.

"Su progenitor se llamaba Francisco Montoya. Vivía en una casa de tablas en el barrio del Nisperal, sobre la avenida cuarta noroeste. Era bajo de estatura, ojos azules, cojeando de un pie, regordete, descalzo, ya que sus padres eran pobres.

Al enrolarse en el Ejército de Nicaragua en 1907, Montoyita le dijo a sus padres: "me voy a la guerra porque no quiero que me cuenten cuentos y Nicaragua me necesita."


Murió a los 14 años de edad, el 22 de marzo de 1907, cuando salió de su trinchera alentando a sus compañeros a integrarse a la carga final (y que le siguieran), contra el enemigo durante la Batalla de Namasigüe, y cuando llegó a la cumbre de la loma "El Grito", una bala le arrebató la vida, convirtiéndose en el ícono del heroísmo en dicha batalla.

Inauguración

El 1 de enero de 1909, el Doctor José Dolores Gámez, Ministro de Gobernación inauguró en el Parque Central de la ciudad de Managua, el Monumento erigido en memoria del niño soldado Ramón Montoya, héroe nicaragüense de catorce años que luchó en la Batalla de Namasigüe del 17 al 23 de marzo, durante la guerra de 1907 que enfrentó a Nicaragua con Honduras y El Salvador.

 

Polémica

Derrocado el partido liberal, los conservadores aprobaron el 7 de febrero de 1912 una ley que prohibió una serie de monumentos, entre ellos el de Montoya que fue retirado y llevado a una caballeriza que había en el Palacio Nacional (destruido en el terremoto de marzo de 1931).

La estatua fue enviada a la ciudad de Granada por órdenes del general Emiliano Chamorro al buscar congraciarse con Monseñor Canuto José Reyes y Valladares, Obispo de Granada, quien pensaba fundirla y utilizar su bronce para campanas de la Catedral. Monseñor Reyes y Valladares, desistió de su idea y considerada un objeto mueble fue vendida por 250 pesos al ciudadano granadino José Cuadra.

Muchas voces se alzaron en defensa del monumento y su significación para el pueblo e historia de Nicaragua. Entre todas destaco el intelectual y general Alfonso Valle Candía:

:"Montoya no es un héroe nacional, es el heroísmo nacional. No fue un soldado nicaragüense, sino el soldado nicaragüense. Es el soldado desconocido... La figura de Montoya fundida en bronce, irguiéndose amenazadora y bravía, era una lección perenne de patriotismo;... el brazo de Montoya señalando el camino de la Victoria, parecía más bien el brazo acusador de la Patria señalando a los traidores. El pueblo se veía glorificado en aquel soldado humilde y valeroso salido de la muchedumbre anónima y heroica.

Posteriormente, en 1933 durante la administración del presidente Juan Bautista Sacasa, fue recuperada por el señor Rafael Villavicencio R., Presidente del Comité del Distrito Nacional (Managua), mediante compra al mismo señor Cuadra.

Monumento al soldado nicaragüense

En 1945, siendo el general Andrés Murillo, Ministro del Distrito Nacional, se inicio la construcción de la "Avenida del Ejército". La estatua fue traslada al extremo sur de dicha avenida para su inauguración el 1 de febrero de 1946 como "Monumento del Soldado Nicaragüense".

Es un conjunto escultórico que consta de una estatua esculpida en bronce del joven soldado llamado «El Niño Héroe de Nicaragua», con su sombrero de palma, sus caites, su salveque de municiones, su chamarra enrollada en la cintura, su cantimplora y su fusil Mauser (alemán), señalando con su brazo derecho la posición del enemigo. Al pie, alegórica a la Patria está sentada una dama tocada con el gorro frigio asumiendo una actitud entristecida o contemplativa, es una escultura de mármol blanco de un romanticismo escultórico neoclásico.

La creación de este sobrio monumento estuvo a cargo de la Fundación Pascualini, siendo esculpido y fundido en Italia conforme al diseño de la marmolería Luisi y Ferracutti, de italianos radicados en Nicaragua.

Iguales a Ramón Montoya eran todos los soldados nicaragüenses de la época: descalzos o de caites, sombrero de palma, salveque, chamarra y fusil, más coraje y amor patrio.

(Tomado de Wikipedia)

 

Ver también

La Batalla de Namasigüe

La guerra de Mena 1912

Adolfo Díaz

Emiliano chamorro

La Ruta del Tránsito por el rio San Juan

Comentarios


Síganos en Facebook

Apellidos cien por ciento nicaragüenses

Si no eres miembro de Facebook, entonces comenta aquí
Escriba su comentario

Estos medios proporcionan esecencialmente todo el material necesario para brindar al nicaragüense las noticias de lo que sucede en nuestra tierra.

Para mayor información escríbanos : Comentarios
Regreso a la página principal

Augusto Nicolás Calderón Sandino
Historia de Nicaragua
Félix Rubén García Sarmiento
Acerca de Nicaragua Actual
La moneda de Nicaragua
División Política de Nicaragua
León Santiago de Los Caballeros
Presidentes de Nicaragua desde 1834
Granada, La Gran Sultana
Managua, Capital de Nicaragua
Isla de Ometepe
La celebración de la Gritería en Nicaragua
Rafaela Herrera Sotomayor

Pedro Joaquín Chamorro
Geografía de Nicaragua
Anastasio Somoza Debayle
William Walker
Anastasio Somoza García
Músicos Nicaragüenses