Pedrón Altamirano

Pedro Altamirano

 

 

 

 

En las fotografías que hay de Sandino y su Estado Mayor del Ejército Defensor de la Soberanía Nacional, la figura de Pedro Altamirano emerge como el más macizo de los hombres que lo rodea. Se distingue sobre todo por la toalla que se enrollaba como bufanda alrededor del cuello, que le servía para enjugarse el sudor que lo empapaba después de sus largas jornadas a pie por montañas y veredas segovianas.

Si hubo una cualidad que le reconocerían a Pedrón, los seguidores y detractores que narraron sus peripecias a lo largo de su lucha sandinista, fue la de ser gran caminante y conocedor extraordinario de la montaña y de las estrellas. Se movía con un instinto felino y era amante de los animales.

Una vez se puso en dos días y medio a pie desde El Gallo, un poblado de Zelaya, hasta Limay, Estelí. Atravesó montañas y riscos de Matagalpa y Jinotega. Los marines y la Guardia Nacional (GN), que taloneaban su columna, no se explicaban cómo avanzaba tan rápido Pedrón y su columna de 75 hombres, según refiere en el texto Asteriscos históricos de Nicaragua , Francisco Gurdián Guerrero.

Había quienes pensaban que su capacidad para esquivar al enemigo rayaba en lo mágico?.

Un hijastro suyo, Feliciano Centeno Altamirano, quien en septiembre de 1930 se entregó ante los marines, relató que Pedrón ?no tenía un punto fijo. Generalmente se guarece en lo más escondido de los bosques, bajo frondosos ramajes, donde el ojo humano no puede penetrar. En una ocasión efectuó cerca de Tumas un combate habiendo perecido dos hijos de Pedrón?. Sin embargo, Centeno dijo que al final del combate él estaba sano y salvo. ? Parece que tiene pacto de amistad con las balas?, detalló.

 

Pedrón, como se conoció a este hombre que peleó con Sandino, se afamó por ser el hombre más cruel y sanguinario de los que siguieron al General de Hombres Libres a lo largo de su lucha antimperialista en las montañas segovianas.

Pero ¿quién era Pedro Altamirano antes de unirse a la guerra de Sandino?

Nació en el poblado de Suní, en San Rafael del Norte, Jinotega, en 1870. Descendía ?de una familia campesina, de la cual aprendió el oficio de agricultor, trabajó de campista, peón de finca ganadera y domador de potros cimarrones?, según información biográfica que recoge la página web del Ejército de Nicaragua en el capítulo de héroes.

Fue un hombre analfabeta que a duras penas aprendió a firmar.

Cuando principió la lucha no sabía leer, ni escribir y por eso casi siempre le puse como secretario al general Juan Santos Morales. Durante los azares de la lucha y a pesar de su edad (57 años en ese momento), solamente porque yo se lo ordené, aprendió a leer y escribir cancaneando y cacarañando, pero ha progresado mucho y ahora, asómbrese, también sabe escribir a máquina, pero con un solo dedo?, le dijo Sandino al periodista José Román en 1933.

Algunos textos resaltan que era un conocedor de bestias y fieras, que no permitía que sus hombres cazaran a ningún animal, que lo prohibía bajo la pena de ser ajusticiado.

Desde muy temprana edad se dedicaba al contrabando de aguardiente llamado cususa, siendo perseguido constantemente por los Resguardos de Hacienda, a quienes burlaba siempre por su habilidad y conocimiento de las montañas y veredas?, dice el libro La verdad histórica sobre el sandinismo , publicado por la Sociedad pro investigación de la verdad histórica sobre el sandinismo en 1946, la cual dibuja a un Pedrón cruel.

Ese texto, que no lo firma ningún autor específico y que se publicó en la época de Anastasio Somoza García (1936-1947), refiere supuestas masacres contra campesinos que habrían cometido los jefes militares de Sandino, entre 1927 y 1932.

Uno de los crímenes más cruentos perpetrados, según ese texto, fue el asesinato de Gonzalo Blandón, Carmen Valdivia y a un empleado de estos, a quienes las fuerzas de Pedrón sorprendieron pegando propaganda electoral. Los cadáveres de los tres fueron hallados desnudos y cortados a machetazos.

Son los textos que se hallan sobre este hombre que se unió a la guerra de Sandino de un extremo a otro.

Unos lo dibujan como un cruel villano, que robaba y mataba casi por placer. Otros escritos intentan explicar al personaje y circunscriben sus andanzas a la época bélica que le tocó vivir marcada por la intervención estadounidense en el país.

Su presencia era repulsiva y en sus ojos inyectados en sangre se reflejaban sus feroces y bestiales instintos, siendo el clásico tipo lombrosiano (característica del criminal nato). Su pasión por el licor era tal que cuando se emborrachaba infundía el terror entre sus mismos soldados?, continúa el texto La verdad histórica sobre el sandinismo .

Hay escritos que aseguran lo contrario: que impuso disciplina entre sus hombres y que prohibió que bebieran.

Pedro Aráuz, cuñado de Sandino, perfila brevemente a un Pedrón noble y leal el más leal a Sandino, quien le habría rogado con los ojos enrojecidos por las lágrimas que no viajara a Managua porque lo podían matar. Pedrón, un hombre de carácter áspero y de facciones grotescas, pero valiente como los guerreros antiguos; quien fracasó en su perorata persuasiva, suplicándole a mi abuelo, que desistiese de su viaje a Managua, lloraba como un niño cuando se despidieron. Mi tío Pedro Antonio Aráuz nos contaba que esta fue una de las pocas veces que vio llorar a Pedrón?, relata Walter Castillo Sandino, nieto de Sandino.

Muchas de las características del general más conocido de Sandino, Pedro Altamirano, conocido como Pedrón, corresponden a las de un bandido social, dice Volker Wünderich en el libro Sandino, una biografía política .

Pedrón se movía por la zona fronteriza con Honduras. Compartía la situación de vivir fuera de la ley como muchos segovianos dedicados al contrabando hacia Honduras y que, consecuentemente, se hallaban en conflicto con la autoridad estatal, explica Wünderich.

DURANTE LA GUERRA DE SANDINO

Desde el inicio de la lucha, en 1927, Pedro Altamirano acompañó a Sandino. Ha sido el más fiel y al mismo tiempo en el que más confianza he depositado, le dijo Sandino al periodista José Román sobre Altamirano. Pedrón empezó como soldado en el Ejército sandinista y al poco tiempo ya era el jefe de la primera columna. Pero el 6 de mayo de 1931 fue ascendido a general de División. Cuando Sandino debió viajar a México, Pedrón quedó como jefe del Estado Mayor.

Sandino explicó en diferentes ocasiones que por su perseverancia, su efectividad y su valor como guerrillero se había ganado ser general. A esa efectividad de Altamirano sus detractores la llamaban crueldad.

Pedrón controlaba los departamentos de Chontales y Matagalpa, así como Bluefields en la costa Atlántica. Entre sus principales tareas estaban el castigar a los considerados traidores y extorsionar a los hacendados.

Anastasio Somoza García mandó a escribir un libro, El verdadero Sandino o el calvario de Las Segovias, en el que describe a Pedrón como un sanguinario y le atribuye ser el autor del corte de chaleco, una forma de asesinar con machete cortando la cabeza, las piernas y los brazos de la víctima.

El historiador Roberto Sánchez explica que los documentos citados en el libro de Somoza son auténticos y el dictador los tomó de un saco de escritos que estaban en poder de Bismarck Alvarado, cuñado de Sandino. Esos documentos no fueron destruidos y luego, en 1979, los sandinistas los encontraron en los archivos de Somoza, incluyendo la foto que Somoza García se tomó abrazado con Sandino el 2 de febrero de 1933.

El exguardia Abelardo Cuadra, uno de los que participó en el complot para matar a Sandino, explica en su libro Hombre del Caribe que a Pedrón inclusive le apodaban El Sastre por esta forma de ensañarse con el cuerpo de la víctimas pero que esta práctica era utilizada principalmente con quienes eran detectados como espías de los marines norteamericanos.

Cuadra asegura que estas crueldades los sandinistas las habían aprendido de los mismos norteamericanos. Si hay una cosa cierta es que los sandinistas sabían aceptar el juego que los yanquis les brindaran y en eso sí, Pedrón Altamirano era muy cumplido, escribió Cuadra.

Cartas entre Sandino y Altamirano cayeron luego en manos de Somoza, quien las publicó en su libro y en ellas ambos guerrilleros hablaban de los ?cortes de chaleco?. ?En estos días se han chalequeado a los traidores siguientes: Genaro Vásquez, Narciso González y Santos González?, supuestamente escribió Altamirano.

Además, según el libro de Somoza, Pedrón Altamirano extorsionaba a los campesinos para favorecer las arcas del Ejército de Sandino. ?En esta fecha (primero de noviembre de 1930) se ha decretado a usted la suma de doscientos córdobas como contribución forzosa, la que entregará a don Justo Hernández (…). Como antes le digo, si no nos ayuda cuidado con arrepentirse, pues estoy dispuesto a cumplir y a hacer cumplir a sangre y fuego mis órdenes cuando sean irrespetadas. Piénselo bien usted y escoja el camino que mejor le parezca, pero si se aparta de sus deberes, Dios lo salve si cae en mis manos?, supuestamente le escribió Pedrón al ciudadano Andrés Aráuz, a través de un secretario.

Las barbaries que se le atribuyen a Pedrón son muchas y atroces. Quemaba propiedades de personas sospechosas de tener contacto con los marinos o de quienes se negaban a cooperar con los sandinistas y mandaba a ?pasar por las armas? a los mismos.

El periodista José Román escribió que él mismo, cuando estuvo en el cuartel de Sandino para hacerle una entrevista al general, le tenía miedo a Pedrón.

Tiene fama de ser sumamente cruel y se dice que cortó más de sesenta cabezas. Yo lo traté por algún tiempo, en cuenta durmiendo en el mismo cuarto o champa varias veces, comiendo juntos y juntos viajamos en mula y en pipante (canoa). Confieso haberle llegado a tener algún temor al principio, pues ha llegado a ser tal la fama que le han dado, que para intimidar a los niños se les dice: ¡Ahí viene Pedrón! Sin embargo, al tratarlo de cerca me pareció un hombre que trata de ser bueno y sustituir su apodo de Pedrón, que data desde sus días de contrabandista, por el muy respetable de ahora, general Pedro Altamirano?, escribió Román.

ACATABA ÓRDENES

Nunca he procedido en contra de nadie de la manera brutal en que me hacen aparecer en tan repetidas ocasiones. Como soldado del Ejército libertador debía acatar órdenes que emanaban del comando general, pero jamás en mi vida de militar ensangrenté vil y canallamente nuestro pendón libertario. Teníamos órdenes de hacer llegar hasta el Cuartel General a los traidores e invasores que cayeran en nuestro poder y tales eran las órdenes que yo daba a la columna bajo mi mando. Se dice que yo maté, asesiné, etcétera, etcétera, a gente indefensa y, sin embargo, no se dice nada de los incendios perpetrados por los invasores y de las víctimas infantiles de la metralla y del cinismo yanqui, dijo Pedrón Altamirano en defensa propia, cuando fue entrevistado por el periodista Carlos Hernández Salinas, tras los acuerdos de paz, según cita Gregorio Selser en su libro Sandino General de Hombres Libres .

El número de bajas en un bando y otro tendían a exagerarse y a ocultarse, según distintos escritos.

La percepción de Pedrón variaba entre los personajes que lo conocieron. Como alguien calmoso en sus ademanes, seguro de pensamiento y de palabra, lo describió el periodista estadounidense Carleton Beals, quien se lo topó en El Remango, una barricada de árboles donde sobresalían los cañones de los fusiles. Era el campamento en el que estaban Pedrón y sus hombres. Beals pasó por ahí cuando iba hacia el campamento de Sandino.

Las prendas que vestía eran de franela blanca, llevaba una faja encarnada, una camisa amarilla sin botones y cruzado en banderola un cinturón de cartuchos, de uno de sus hombros pendía un saco de tela escocesa y cubría su rostro barba de una semana, lo describe Beals en su libro de 80 Páginas con Sandino en la montaña.

LA MUERTE DE PEDRÓN

El 7 de diciembre de 1937, el diario La Noticia publicó que el bandolero Pedro Altamirano había sido asesinado el 29 de noviembre en el lugar conocido como La Toboba, en El Rama.

Era un hombre desconfiado que, según descripciones, acostumbraba a dormir en una hamaca de cuero, la que protegía con un tapesco de madera para evitar la incursión filosa de un machetazo. Se amarraba en la muñeca una correa de la cual colgaba su revólver Winchester 44. Por si fuera poco, al pie de su hamaca dormía su perro negro llamado Azabache, que no permitía que nadie se le acercara. Sin embargo, sus precauciones fueron burladas por Ventura Sequeira, de 24 años de edad, quien relató al mismo diario cómo mató al hombre que había sido perseguido como un animal los últimos tres años y medio de su vida, desde que asesinaron a Sandino en 1934.

A las 12 de la noche del 29, me fui al tapesco donde estaba Pedrón y le di un balazo con una escopeta. Al oír los disparos se despertaron los hijos de Pedrón y nos persiguieron, pero ya estábamos listos y acabamos con todos a machetazos, relató Ventura, quien respondió que lo había matado por la Rosa, una mujer que andaba con él, pero que el viejo general setentón también la quería.


Otras publicaciones del mismo diario refieren que la columna de Pedrón había sido infiltrada desde enero por gente de la Guardia Nacional (GN) y que ellos habrían perpetrado al crimen.

La calavera del guerrillero que había vivido a salto de mata, se halló a los pocos días. Su cadáver ya había sido devorado por un tigre, según la publicación.

En las fotografías de la muerte aparecen los familiares que habían sido trasladados al Campo de Marte y en medio de ellos, Azabache, el perro fiel que acompañó al fiero guerrillero hasta su último suspiro.

Dónde reposan los restos de Sandino?

Pedrón Altamirano

La otra hija del general Sandino

Margarita Calderon (Madre de Sandino)

De dónde vino Sandino?

El Tratado del Espino Negro

Los recuerdos de Sandino de don Carlos Sotelo Potosme

Correos de descendientes de Sandino

Blanca Arauz de Sandino

Teresa Villatoro, la amante de Sandino

 

 


Síganos en Facebook

Comentarios

Si no eres miembro de Facebook, entonces comenta aquí
Escriba su comentario

Para mayor información escríbanos : Comentarios

Regreso a la página principal

Sobre Nic. Actual
Líneas Aéreas de Nicaragua
Condiciones actuales del tiempo en Nicaragua
Dinorah Sampson
Presidentes
Rafaela Herrera
MANAGUA
Informe sismológico de Nicaragua
La Gritería

Pedro J. Chamorro

Anastasio Somoza D.
Anastasio Somoza G.
Augusto C. Sandino
Rubén Darío
Nuestra Moneda
León
Granada
Isla de Ometepe
Geografía
William Walker
La Nicolasa Sevilla
Comidas Nicas
El Cañón de somoto
Lago Cocibolca
División Política
Instituto Modesto Armijo
Día de las madres en Nicaragua
Himnos evangélicos
Las huellas de acahualinca
Las huellas de Quezalguaque
La Ruta del Tránsito
El Tratado chamorro - Bryan
El Tratado del Espino Negro
Viacrucis
Los sucesos de Olama y Mollejones
El chigüin
Genealogía de los somoza
Genealogía de Pedro Joaquín Chamorro
Apellidos 100 % nicaragüenses
Enlaces
Los desfiles del 14 de Setiembre
Tratado del Espino Negro
La güirila
El árbol de tigüilote
Dinorah Sampson
Los sucesos del 22 de Enero de 1967
Francisco Hernández de Córdoba
Hope Portocarrero de Somoza
Laguna de Tiscapa
La Nicolasa Sevilla
Academia Militar de Nicaragua antes de 1979
La fritanga nica
Norma Helena Gadea
El Viacrucis
Anastasio Somoza Portocarrero
Las huellas de Acahualinca
Galería de fotos
La nota Knox
La vieja Managua
El pescado Gaspar
Domingo Acevedo (cara de piedra)
El Güegüense o Macho Ratón
Los sucesos de Olama y Mollejones
Himnos de la vida cristiana
El pinol de iguana
Adolfo Díaz
Genealogía de Pedro J, Chamorro
Día de las madres
Hoteles de Managua
El perrereque
Fernando Agüero Rocha
Genealogía de Sandino
Día del padre
Elotes cocidos
Cuentos de nicas en Costa Rica
Emiliano chamorro
Genealogía de los Somoza
Salvador Cardenal Argüello
Elotes asados
El Goyena