Información General sobre Nicaragua

Santiago Apóstol
El patrono olvidado de Managua

Hace más de un siglo los capitalinos no acababan una fiesta cuando enseguida comenzaban otra. Seis días antes de que fueran a la iglesia de Las Sierritas, bajaran la imagen de Santo Domingo y la llevaran en procesión hasta la iglesia y el barrio que lleva su nombre, en el corazón de Managua se festejaba a Santiago, el verdadero patrono de la capital.

Y las fiestas de Santiago apóstol, todavía patrono de Santiago de Managua, nombre oficial de la capital, no tenía mucho que envidiar al jolgorio y la devoción que desata la diminuta imagen de Las Sierritas.

La imagen de Santiago estaba en la parroquia que llevaba su nombre a escasas cuadras del lago Xolotlán, el mismo templo que décadas más tarde se transformó en la catedral de Santiago y se destruyó con el terremoto de 1972.

Algunos textos consultados refieren que barrios como San Antonio y La Candelaria “se animaban con las murgas y los jolgorios” en honor a Santiago.

“Un grupo de indios, formando con pitos y tambores un ruido infernal, iba por estas calles anunciando a los vecinos que aquella festividad se acercaba y que los priostes (mayordomos) debían ir preparándose para recibir en sus respectivas casas a todos los tamboreros, donde durante tres semanas se les daría alimentación abundante, lo mismo que las democráticas bebidas: aguardiente y chicha de coyol”, describe el historiador Heliodoro Cuadra en su libro Historia de la leal Villa de Santiago de Managua, publicado en 1939.

El texto de Cuadra describe que en la víspera del 25 de julio la fiesta arrancaba con la vela de “el sombrero y el bastón” , objetos que luego eran conducidos a la iglesia”, donde posteriormente se vestía la imagen “con su regia copa de seda color amarillo”.

“Tenía un hermoso sombrero de pita, forrado con un raso de color corinto, de anchas alas y forma tejana, lo mismo que un bastón de madera fina” que el mayordomo de las fiestas mandaba a acicalar con cintas de colores para la procesión central que celebraba el día 27, explica el texto de Cuadra.

“Precedía la procesión, una caballería que llenaba cuadra y media, yendo de cuatro jinetes en fondo”, agrega detalles el historiador Cuadra.

Tras la peste de cólera en 1884 se habría acentuado la celebración de “Minguito” en la capital. LA PRENSA/ARCHIVO

Esta fiesta tenía propios personajes y bailes. “Las calles se convertían en auténtico carnaval, el baile de El Tinco; muy similar al cartel de Masaya en las fiestas de San Jerónimo, recorría plazas y solares… Chico Tan era el guardián y director del poco orden que tenía la farsa. Año tras año Chico Tan representaba fielmente su papel, hasta lograr que se le respetara como organizador y artista. Pero llegó un año, uno de los últimos en que se celebraron las festividades de Santiago, en el que Chico Tan bebió más de la cuenta y llegó a la representación completamente borracho” y armó un bochinche, según describió el periódico los Lunes de la Nueva Prensa.

“Las fiestas de Santiago gozaban de popularidad y conservaban un carácter tradicional, transmitido de generación en generación”, dice Gratus Halftermeyer en su libro Managua a través de la historia, que recoge un siglo de acontecimientos entre 1846 y 1946.

Casi paralelamente arrancaban los preparativos para la fiesta de Santo Domingo, un santo más popular, cuya celebración data desde mediados del siglo XIX.

El historiador Jorge Eduardo Arellano, quien ha investigado el origen de las fiestas de Santo Domingo, asegura que la peste de cólera que azotó Managua, en 1884, le imprimió fuerza a esta festividad.

Arellano dice que los dos santos eran celebrados por el mismo pueblo y que los diarios de la época criticaban las dos fiestas seguidas porque incitaban al pueblo a la vagancia.

EL MAYORDOMO

El libro de Halftermeyer resalta en la celebración de Santiago, el papel del mayordomo José León Díaz, a quien se menciona como el último que tuvo esa fiesta.

En la casa de Díaz, de oficio barbero, se velaban el sombrero y el bastón ocho o diez días antes de la celebración principal. Allí se armaban comilones, bailes y bebederas.

Una de las versiones de la “extinción” de la fiesta de Santiago en Managua está ligada justamente a la desaparición del mayordomo. Después de que murió Díaz, a causa de una cirrosis, en 1931, se habría dejado de celebrar al patrono de Managua.

Ver también

 

Huellas de acahualinca

Santiago Apóstol, el patrono olvidaddo de Managua

Lago de Managua

Managua es fea pero la quiero

La vieja Managua

Relatos de la vieja Managua


Síganos en Facebook

Comentarios

Si no eres miembro de Facebook, entonces comenta aquí
Escriba su comentario

Para mayor información escríbanos : Comentarios

Regreso a la página principal

Augusto Nicolás Calderón Sandino
Historia de Nicaragua
Félix Rubén García Sarmiento
Acerca de Nicaragua Actual
La moneda de Nicaragua
División Política de Nicaragua
León Santiago de Los Caballeros
Presidentes de Nicaragua desde 1834
Granada, La Gran Sultana
Managua, Capital de Nicaragua
Isla de Ometepe
La celebración de la Gritería en Nicaragua
Rafaela Herrera Sotomayor

Pedro Joaquín Chamorro
Geografía de Nicaragua
Anastasio Somoza Debayle
William Walker
Anastasio Somoza García
Músicos Nicaragüenses